Talleres M&D te recuerda la importancia de examinar la profundidad de la banda de rodadura o la presión de las ruedas, entre otros.

El fin del estado de alarma y el comienzo del verano serán sinónimo de un aumento en el número de desplazamientos por toda la geografía española. Antes de cualquier viaje, es de vital importancia poner el vehículo a punto, especialmente relevante este año que el coche ha pasado inmóvil largas semanas, y en el que algunos elementos como los neumáticos han podido sufrir especialmente las consecuencia de la falta de actividad.

Talleres M&D te recuerda la necesidad de pasar por el taller, donde las cubiertas, pieza vital de seguridad del automóvil, será examinada por los profesionales en base a cinco criterios básicos.

1. La profundidad de la banda de rodadura

También conocido como el dibujo. Los profesionales revisarán los testigos de la banda de rodadura y el desgaste que ha sufrido la misma, que en caso de estar por debajo de 1,6 milímetros conlleva una multa superior a los 200 euros por cada neumático en mal estado y supone un grave peligro para la seguridad.

Los profesionales comprobarán que se está produciendo un desgaste regular, descartando fallos de alineación o equilibrado del vehículo. Talleres M&D recomienda sustituir las cubiertas por debajo de los 3 milímetros.

2. La presión de las ruedas

Esta siempre debe respetarse en función de las indicaciones del fabricante. Circular con una presión correcta, favorece la eficacia del neumático y minimiza el desgaste. De cara a un viaje largo, examinar que las ruedas se encuentran a la presión indicada ayuda a una mejor adherencia, aportando seguridad, confort y ahorro a la conducción.

3. La rueda de repuesto

No se trata de comprobar solo el estado de los neumáticos que lleva el coche, también del de repuesto. Los expertos apuntan a la existencia de las cubiertas runflat, que pueden circular sin presión de inflado un máximo de 80 kilómetros a una velocidad de 80 kilómetros por hora.

4. La carcasa del neumático

Los profesionales del taller comprobarán que el neumático no sufre roturas, ni tiene grietas, ya que estos elementos sufren mucho el contacto con los baches, bordillos, al aparcar, al circular por vías en peor estado que cuentan con piedras o pequeños objetos durante el rodaje, etc.

5. La climatología

Es importante conocer las temperaturas y condiciones medioambientales del lugar donde el conductor viajará para ajustar el vehículo a sus necesidades. En caso de temperaturas muy elevadas, el calentamiento del asfalto puede interferir en la resistencia de la goma de los neumáticos; o por ejemplo, ante una tormenta de verano, es vital que la presión de las cubiertas sea la correcta o que los neumáticos presenten una correcta profundidad de la banda de rodadura, por ejemplo, lo que reduce las posibilidad de aquaplaning durante el trayecto.

Los profesionales del taller, como recuerda Talleres M&D, resultan los mejores consejeros a la hora de elegir el modelo, cuándo cambiar de neumáticos, cómo se revisan, detectando con antelación las necesidades y problemas de los conductores.

× Contactanos por WhatsApp