Que el coche no arranque por culpa de la batería es una de las escenas más típicas del invierno, además de la nieve y las cadenas. En Talleres M&D te explicamos por qué ahora es el mejor momento para revisar la batería del coche y cambiarla antes de que te deje tirado.

Con la llegada del frío a Zaragoza, hay componentes de nuestro coche que sufren y cuyo estado conviene comprobar. El suministrador de energía eléctrica es uno de ellos: En Talleres M&D te contamos cómo revisar la batería del coche en invierno para evitar indeseadas asistencias en carretera, algo que, según el Barómetro de Averías del RACE, se posiciona como la primera causa de llamada.

El frío no es buen aliado de las baterías y de los motores

Las baterías convencionales de plomo y ácido sulfúrico que montan los coches tienen un rango de temperaturas ideal de trabajo, normalmente entre los 10 y los 40 grados centígrados. Por encima de 40 ºC existe el riesgo de que el calor provoque que sus placas se doblen y se pongan en cortocircuito. Por debajo de los 10 ºC, la reacción química que se produce entre el electrolito y las placas metálicas de la batería para provocar el movimiento de los electrones es más lenta, por lo que su capacidad para darnos energía cuando la necesitamos es menor.

Además, con el frío del invierno, el motor del coche es más difícil de poner en marcha por varios factores (la viscosidad del aceite es mayor y ofrece más resistencia al giro del motor, los cilindros están fríos y el combustible arde peor…), especialmente en los diésel. Esto provoca que en invierno necesitemos mucha más intensidad de energía eléctrica para encender el coche.

Son bastante comunes las averías por una batería en mal estado

La suma de estos dos factores (la batería pierde rendimiento justo cuando el coche necesita más energía) es la causa de que suela ser con la llegada del frío cuando más fácil es quedarnos tirados por culpa de una batería en mal estado. Nuestro consejo es que compruebes su estado y la sustituyas si es necesario, sobre todo si tienes previsto viajar con la familia estas navidades.

Por desgracia, debido a los sistemas electrónicos de los coches actuales, las baterías ya no avisan como antes de que van a fallar. Antiguamente era fácil notar cómo, a veces, al motor le costaba más encender, o los limpiaparabrisas se movían más despacio de lo normal, etc. En la actualidad, como todo está comandado por unidades digitales, o la tensión en el sistema eléctrico es perfecta o no funciona.

La única forma de comprobar el estado de la batería es mediante un medidor de intensidad instantánea que verifique cuántos amperios es capaz de suministrar la batería. Esto deben hacerlo en su taller con un tester.

× Contactanos por WhatsApp