Las bujías son unos de los componentes que permiten arrancar a los coches de gasolina. De esta forma, se encargan de que la corriente eléctrica del sistema de encendido salte en forma de chispa entre sus electrodos y se inicie la combustión de la mezcla de combustible y aire que, a su vez, hace que se muevan los pistones y funcione el motor. Si la combustión es eficaz, produce entre 500 y 3.500 chispas por minuto.

Otras de las funciones de este elemento es absorber el calor que se crea en la cámara de combustión y disiparlo con el fin de que el motor funcione a una temperatura adecuada a su potencia.

Pero, ¿qué sucede en el caso de que el funcionamiento de una bujía no sea el adecuado? El mencionado artículo indica que el consumo de combustible y las emisiones aumentarán y el vehículo perderá potencia. Asimismo, esto puede llevar a que el automóvil sufra fallos de encendido o que se queme el catalizador.

Desde Talleres M&D recuerdan la importancia de escoger bujías adecuadas para cada vehículo y hacer revisiones periódicas que confirmen el buen estado y funcionamiento de este y otros componentes.

× Contactanos por WhatsApp